Este producto se encuentra en
Versión Beta

¿Qué significa esto? Básicamente que tenemos algunas ideas en proceso de cocción, que sabemos que el sitio tiene detalles, errores y varias cosas por mejorar pero que deseamos ejecutar y pulir el producto por razones prácticas, creativas y hasta psicológicas. Preferimos eso antes que hacerlo por cualquier presión de marketing o llegar al perfeccionismo obstinado.

BLDR. está diseñado como un cambio y para cambiar constantemente por lo que mejoraremos con el tiempo y con retroalimentación adecuada. Si tienes algún comentario o idea que crees que pueda ayudar no dudes en hacerlo llegar a:

mail@welovecorner.com


ENTENDIDO

GO BOLD OR GO HOME.

 Cortar, Copiar y Pegar. Día 7

           

CONNECT:                

Cortar, Copiar y Pegar. Día 7

Entrega del Miercoles 8 de Octubre.

Por BLDR el   |    7 minutos, 7 segundos

Editorial featured arte cultura

SHARE
   

A

partir del 29 de septiembre y hasta el viernes 10 de octubre, en colaboración con «La Compañía Opcional» y «Trama Centro» publicaremos algunos extractos de “Cortar, Copiar Pegar” una serie de citas (Entrevistas) con las que Aristeo Mora pretende crear una falsa biografía de su abuelo.


Aquí la entrega del Miercoles 8 de Octubre de 2014

Durante dos semanas me daré a la tarea de investigar sobre las vidas de los abuelos paternos de otras personas, quiero saber sus historias, la manera en la que se relacionaban con sus nietos, quiero saber qué recordamos y también quiero saber lo que no recordamos sobre ellos. Me gustaría poder comparar lo que yo sé de mi abuelo, contárselo a las personas y averiguar si ellos tienen los mismos vacíos de memoria que yo, me gustaría sobre todo poder hacer una biografía de mi abuelo con las historias de otros, lo quiero hacer para rellenar esos huecos que quedan entre la generación del padre de mi padre y yo. Ésta es la única posibilidad que tengo para acercarme, me gustaría acercarme, ésta es la única posibilidad que me queda para saber qué tenemos en común. ¿qué es eso que nos gustaría seguir teniendo en común?

Aristeo Mora.

Cortar, copiar y pegar es una práctica que tiene el objetivo de rellenar los vacíos en la memoria, una práctica que quiere jugar con la idea de lo biográfico para cuestionarse qué sucede con los vacíos históricos, con los vacíos generados por la violencia o con lo que producen las formas biográficas y de construcción histórica impuestas en un contexto en el que muchos no tienen derecho a ser narrados.

01

Lo que me contaron

Sus abuelos se llaman: Rafael Ascencio Bautista, Jorge Peña, Su nombre original es Jorge Ramos y José Reynaga Pelayo.

¿Qué es lo que más recuerdas de Rafael Ascencio Bautista?

Recuerdo su piel era muy blanca y se le notaban las venas, mi hermano y yo pensábamos que mi abuelo tenía las piernas verdes.

¿Qué lo caracterizaba?
Mujeriego, y se lo heredó a sus hijos. Compraba muchos boletos de lotería.

¿Qué relación tenía con tu padre?
Se querían, pero eran tan parecidos que tenían muchos conflictos. Una vez mi abuelo descubrió a mi papá con una de sus amantes en un departamento, y corrió a la mujer a gritos. Pero en sus últimos años de vida, mi papá lo llevó a Nueva York y cayó nieve y los dos estuvieron muy contentos. Mi papá no fue a su velorio.

¿Dónde nació Jorge Peña?
Creo que en la ciudad de Mèxico.

¿sigue vivo?

¿Cuándo murió?

Un poco, cuando dejó de ver a su hija Mónica.

¿Por qué murió?
Porque Mónica es un fantasma.

¿Qué es lo que más recuerdas de él?

Que siempre quería, al persignarme, que besara su mano blanca, apapelada. Y que amaba la fotografía. Yo estudié fotografía alentada por mi padre.

¿Cuantos hijos tiene?

Oficialmente 5. Extraoficialmente 6

¿Qué relación tenía con tu padre?
Muy mala.

¿A que se dedicó durante su vida?
Fue técnico en teléfonos de México. Luego cuidó una lavandería, que en realidad era el negocio de su otra familia.

¿Qué crees que heredaste de él?
El gusto por la imagen, aunque de un modo distinto. La posibilidad de imaginar vidas paralelas.

¿Qué es lo que más recuerdas de José Reynaga Pelayo?
Recuerdo una historia que me contó mi padre que luego se volvió una lección de vida: Contra lógica que podría contradecirlo, los golpes fortalecen.Recuerdo que me sorprendía que se acordara de mi nombre a pesar de verlo tan poco. Fue la única persona que me llamó Checharín. Recuerdo que al final de sus días usaba ropa deportiva y una gorra de baseball que le quedaba grande. No le gustaba estar con la cabeza descubierta.

¿Qué relación tenía con tu padre?
Una relación de ausencia por muchos años, después una reconciliación que nunca pudo terminar de concretarse.

¿Cómo te trataba de niño?
Me trataba muy bien. Tal vez fui su nieto favorito y siento un poco de culpa de no haber correspondido a esa preferencia.

¿De que te solía hablar?
De los tiempos pasados. Contaba historias que comenzaban un año y terminaban muchos años después. Digresiones en las que se perdía recordando un pasado que podía estar inventando.

¿Qué le gustaba hacer?
Le gustaba el silencio y contar historias.

¿Qué crees que heredaste de él?
Heredé a un gran padre. Heredé un profundo amor y fascinación a las mujeres. El gusto por el campo, el silencio y sobre todo, el gusto de contar historias.

02

Lo que ahora sé de mi abuelo.

Mi Abuelo paterno se llama Aristeo Antonio Elías Jaime Santiago Fernando José de Jesús Maximiliano Crescencio Agustín Jorge Pedro Ángel Joaquín Gaudencio Guillermo Jorge Ignacio Emilio Carlos Salomón Rafael Jorge José Mora Montes de Oca Camarena Bolaños Barba Barba Velasco Anguiano Gutiérrez Arce del Valle Andrés Rodenas Álvarez Vidal Quiles González García Sánchez Martínez Sandoval Cárdenas Muñoz Hernández González Figueroa Morales Ascencio Bautista Peña (Ramos) Reynaga Pelayo.

Recuerdo que mi hermana y yo pensábamos que mi abuelo tenía las piernas verdes, su piel era muy blanca y se le notaban las venas. Recuerdo que siempre quería, al persignarme, que besara su mano blanca, apapelada y eso a mi me resultaba desagradable.

Mi abuelo era mujeriego, acostumbraba comprar muchos boletos de lotería y solía hablarme de los tiempos pasados. Contaba historias que comenzaban un año y terminaban muchos años después. Digresiones en las que se perdía recordando un pasado que podía estar inventando. Fue técnico en teléfonos de México, luego cuidó una lavandería, que en realidad era el negocio de su otra familia. Creo que él me enseñó la posibilidad de imaginar vidas paralelas.

Tenía oficialmente 5 hijos, extraoficialmente 6. Él y mi padre se querían, pero eran tan parecidos que tenían muchos conflictos. Una vez mi abuelo descubrió a mi papá con una de sus amantes en un departamento, y corrió a la mujer a gritos. Tuvieron una relación de ausencia por muchos años, después una reconciliación que nunca pudo terminar de concretarse. Pero en sus últimos años de vida, mi papá lo llevó a Nueva York y cayó nieve y los dos estuvieron muy contentos. Mi abuelo comenzó a morir cuando dejó de ver a su hija Mónica, la hija extraoficial, que se convirtió en un fantasma. Mi papá no fue a su velorio.

A mí me trataba muy bien. Tal vez fui su nieto favorito y siento un poco de culpa de no haber correspondido a esa preferencia. Él me dejó gusto por el campo, el silencio, el gusto por la imagen, aunque de un modo distinto y sobre todo, el gusto de contar historias.

Prácticas de la imaginación se define como el contenedor de una serie de procesos dedicados a la investigación y producción de otras realidades, entendidas éstas como espacios disidentes o diversos donde se pueden dar otro tipo de convivencias sociales, y que funcionan como un laboratorio en el que se podrían imaginar formas de relación, dinámicas, modelos y prácticas que favorezcan otro tipo de individualidades y colectividades, desprendiéndose de los modelos establecidos por la economía imperante con el fin de reactivar otras economías como la emotiva, y conceptos como la solidaridad, la empatía y la communitas.


Texto de BLDR

Fotografía de Aristeo Mora


blog comments powered by Disqus