Este producto se encuentra en
Versión Beta

¿Qué significa esto? Básicamente que tenemos algunas ideas en proceso de cocción, que sabemos que el sitio tiene detalles, errores y varias cosas por mejorar pero que deseamos ejecutar y pulir el producto por razones prácticas, creativas y hasta psicológicas. Preferimos eso antes que hacerlo por cualquier presión de marketing o llegar al perfeccionismo obstinado.

BLDR. está diseñado como un cambio y para cambiar constantemente por lo que mejoraremos con el tiempo y con retroalimentación adecuada. Si tienes algún comentario o idea que crees que pueda ayudar no dudes en hacerlo llegar a:

mail@welovecorner.com


ENTENDIDO

GO BOLD OR GO HOME.

 Lo sagrado del UNDERGROUND

           

CONNECT:                

Lo sagrado del UNDERGROUND

O de cómo un Boiler Room se debe hacer en Guadalajara

Por Rebeca Murrieta el   |    5 minutos, 18 segundos

Feeling Editorial Música GDL underground Boiler Room

SHARE
   

V

i el amanecer a través del techo faltante de la casa número 530 en la calle Reforma del centro de Guadalajara. Parada frente al monitor que arrojaba puro techno duro, recordé la vez cuando soñé que estaba en una fiesta y el dancefloor era una zona de combate donde seres de luz y del inframundo competían, coexistían bailando entre nosotros, los mortales. Había una conexión entre el arriba y el abajo, todos éramos parte de esa comunión…

La fiesta es un ritual, una dimensión que no pertenece a nuestra realidad aunque se desarrolle dentro de ella. Ahí se manifiesta la parte más sublime de nosotros pero también la más física y orgánica. Es justamente un duelo entre el arriba y el abajo, que sucede en la penumbra interrumpida por luces robóticas o el láser, entre cuerpos moviéndose y comunicándose con sus propios códigos, un lenguaje casi primitivo, ancestral.

La atmósfera de transpiración, calor, oscuridad y beats se sincronizan con los latidos del corazón; la energía juvenil explotando en cada drop. En esa dimensión todo es posible, un aura de protección casi espiritual nos cobija y sabes que es el momento, el instante perfecto para moverte, acercarte y buscar ese beso – un poco salado por el sudor – o de algún modo cerrar un pacto de complicidad en el «nosotros/ahora».

Más allá de la simple diversión o la banalidad del wasted, la fiesta es nuestro ritual de afirmación y reinvención, donde se concilian nuestras pasiones. Y lo más importante, lo hacemos en grupo, colectivamente, unidos en el nosotros. Es la ceremonia de amistad entre lo sagrado y lo profano…

under4

Es la primera vez que voy a una fiesta de UNDERGROUND, fue la 006, y después de mi triste desilusión en el Boiler Room de la ciudad de México una semana antes (el de Estación Indianilla), la casa semiderruida de Reforma fue un manotazo de oxígeno.

Sin entrar en mucho detalle, recibí mi invitación personalizada desde Londres para el Boiler Room México.

«Este es tu boleto de entrada», decía, acompañado de un QR que hacía imposible la falsificación o duplicación o multiplicación…
«Procura llegar temprano, seremos puntuales», decía.

De las 8 a las 11pm estuve afuera de la Estación Indianilla haciendo fila, mientras veía a los VIP entrar y salir, volver a entrar con 5-6 acompañantes y volver a salir por más «amigos», cuando amigablemente le pregunté a un guapo quién estaba tocando ya, me miró con sorpresa – no sé si por el atrevimiento de dirigirme a él – y con una linda y ebria sonrisa me dice «No tengo ni p**a idea». La fila se acortaba por los desertores y cuando finalmente llegué a la puerta, el de seguridad me informa que no hay acceso desde hace una hora y ya no habrá. «Hay sobrecupo», dice.

¿Cómo puede haber sobrecupo, si yo tengo mi invitación oficial? ¿Quién está ocupando mi lugar? si habíamos afuera más de 100 personas con invitación, ¿quién estaba adentro? Sólo hay dos respuestas, gente sin invitación entró por «palancas» o invitaron a más gente de la que el lugar soportaba… o sea #todomal.

El gran problema es que los RPs confunden el Very Important People con una cuestión de dinero y clase social, creen que ese tipo de gente legitima lo cool de un evento. Los verdaderos VIP son las personas fundamentales, las que tienen el conocimiento y saben aplicarlo afuera, las personas que de esa experiencia generarán más movimiento, no los que tienen solamente el recurso económico.

Fui a GDL a la fiesta de UNDERGROUND 006 porque unos amigos, Capital Voltage, iban a tocar. Y sí, fue un RCP* a mi relación con la escena electrónica. La fiesta era de las 22 a las 11 hrs. del día siguiente ¡Diablos, como era antes!

under3

Como a las 2-3am tuve la epifanía, me di cuenta de que estaba en el verdadero Bolier Room México: la combinación en el line up de proyectos nuevos avanzados, con los dj locales y oldschool; sin VIPs, alrededor de 200 personas que sabían a lo que iban, al techno, a escuchar y a vivir sin fashionismos.

Lo underground es un espacio no condicionado, libre de experimentación, donde encontramos la expresión libre pues no está sujeto a compromisos comerciales… inmune al «eso no vende». En efecto el underground no vende, su vocación es nutrir, alimentar al mainstream de lo que no puede hacer porque le da miedo.

El underground somos todos nosotros, una comunidad anónima de individuos que no se conforman con lo oficialmente en tendencia; somos los que creemos que hay más… y levantamos la falda -o bajamos el pantalón- a una disciplina para ver su underware y ver más, nos gusta ir un poquito más allá. Los que sabemos que ir a una fiesta no es sólo para «lucirse» o quitar el aburrimiento, hay algo más.

Tenía mucho tiempo que no experimentaba esa comunión, la integración de todos los elementos para llegar a la emoción de saberse en el lugar y tiempo adecuado, ahí en Reforma #530. Me pegué al monitor para sentir el bass mientras miraba aquel cielo tapatío. Esos momentos son sagrados, únicos, cuando algo se revela y eres parte de eso. Dieron las 9am, ya no podía más.

La realidad es ambigua, siempre puede dar más de sí. En vez de sólo mirarle su hermosa carita maquillada, y le levantas un poco la falda, te das cuenta de lo divertido que es cotorrear con ella.

*RCP: Reanimación cardiopulmonar, por si se iba el dato.


Texto de Rebeca Murrieta


ACERCA DEL AUTOR

Rebeca Murrieta

Es mala en el arte del selfie, pero es una maestra en el sudoku.

  @reb_verb

Ver Perfil

HECHO CON AMOR

blog comments powered by Disqus